sábado, 29 de enero de 2011

Crítica Conviction

NOTA: 7.5
Entre la serie de películas conocidas como las "Tapadas" de la temporada, "Conviction" resulta ser una de las mejores sorpresas que me llevado este año. Si bien su trama me llamaba mucho la atención y el hecho de que participe Hilary Swank elevaban más mis ganas por visionarla, nunca me pude fiar sobre el contenido y resultado de esta muy buena producción. Dejo claro de inmediato mi grado de desconcierto ante la poca estimulación que recibió el trabajo de Tony Goldwyn, lo poco que se hablo, y la cantidad de distinciones de las que en este momento me acuerdo, y que resultan ser bastante escasas. Y es que "Conviction" termina por ser una de las cintas mas humanas que se podría haber presentado. Con una premisa clara, controversial y poco especulativa nos introduce en una odisea distinta, en un sueño caritativo, en una historia de amor incondicional, en el poder que ejerce la fuerza de voluntad, que inclusive en el escenario mas adverso, resulta ser el soporte mas influyente ante cualquier inconveniente. Todo esto rodeado por una historia real, una de lucha y perseverancia, una que te deja marcando ocupado y que te termina absorbiendo por su torrente argumental hasta el punto en que obviando algunos problemas por parte de algunos apartados, el resultado te parezca mas que decente.

En su dominio, "Conviction" pugna contra la falta de momentos de aflicción. Se añora, se sueña, se emociona, se celebra, pero en pocos momentos se sufre, y creo que fue lo que mas hizo falta en este alegato. No basta con unas cuantas escenas de descontrol por parte del personaje recluso para moldear una producción perfecta e inclusive dichos clímax en momento sufren de poco respaldo por parte del guión. Se celebra el trabajo de Goldwyn detrás de las cámaras, en donde realiza un solo trazo para retratar esta humilde historia, que quedara en la retina por todo lo mencionado anteriormente más dos puntos que terminan siendo más que decisivos. El primero, o mejor dicho la primera, Hilary Swank. Quien en su performance mantiene una postura emocionante y en donde ratifica todo su potencial a la hora de los momentos más "tensos". El otro, Sam Rockwell. A mi opinión la mejor actuación secundaria de lo que he visto hasta el momento (Sin ver a Bale, Rush, Hawkes), sin desmerecer el excelente trabajo de Swank, creo que este actor es el que se termina por robar la película, su actuación es sólida, eminente, conmovedora y a la vez sutil. Digno de una nominación a los oscar, que finalmente nunca recayó en sus manos. También es necesario mencionar las dos buenas interpretaciones de Minnie Driver y Juliette Lewis. En fin, una conmovedora cinta que pese a algunos errores, la puedo considerar como de lo mejorcito del año ya extinto.

1 comentario:

daniel dijo...

Vaya, tu crítica me anima a ver la película pese a que casi la tenia descartada.

Un saludo!