miércoles, 26 de enero de 2011

Crítica Never Let Me Go

NOTA: 7.0
Después de la ya seria candidata al Oscar "The King's Speech", esta cinta resulto ser de la que mas se hablo en gran parte del año, obviamente refiriendonos a su producción británica. Se pensó inclusive en posibles nominaciones en la temporada festivalera, pero por alguna razón "Never Let Me Go", decayó hasta el punto de quedar como algo completamente prescindidle. Su atractivo provenía de la historia, (la cual saco halagos en su novela), y quizás en menor postura, el nivel actoral que tenia en sus manos. Ambos puntos terminan siendo factores claves a la hora de disfrutar de esta conmovedora historia de clara factura y estirpe inglesa. Mark Romanek filtra un realismo casi intermitente y logra que su proyecto encuentro un rumbo satisfactorio a base de mesurados matices escondidos entre una pura historia de amor y otra de una inocencia con claros afectos muy poco usuales. Y es que la encantadora emoción va por ese punto, resulta casi imposible no sentir afecto por estos personajes, seres poco acostumbrados a lo cotidiano, perdidos en su propia exculpación y con una vida muy útil y limitada. Romanek con un trabajo sólido y un enchape poco contemporáneo, mas la ayuda de un guión que pese a algunos momentos escuálidos, la factura termina siendo ponderosa.

Como mencionaba con respecto al trabajo del guión, en un momento del metraje, la historia se mueve en una pendiente que resulta insípida con respecto al estimulante desarrollo que llevaba hasta dicho momento, e inclusive la escena del desahogo del personaje de Garfield al final no fue de mi completo agrado. Pero siempre son destacables las incursiones emocionales que se intentan realizar. Con respecto a las Actuaciones, a mi parecer Carey Mulligan se roba la película, su papel estaba cantado para ella, su atractivo recae en la ternura que logra reflejar durante todo el metraje, físicamente adecuada y muy bien interpretada en ningún momento se nota floja y sin derrochar claras muestras de su joven talento. Keira Knightley también me logra cautivar, su complicado papel lleva consigo un difícil vuelco emocional que logra sacar adelante adecuadamente, y por último Andrew Garfield que en su interpretación logra demostrar que el pasado 2010 fue su año de consagración para dos industrias muy cotizadas, tanto la norteamericana como la británica supieron de su talento. En esta cinta conlleva la difícil misión de caracterizar a un joven de aspecto enfermizo y con un desarrollo psicológico muy bajo, logra hacerlo a la perfección y con escenas para el completo recuerdo. "Never Let Me Go", es el comienzo de la resurrección a un cine ya extinto, una agradable historia muy bien manejada y llamativa.

1 comentario:

daniel dijo...

Encantado con tu crítica, aunque personalmente como bien sabes, la adoré. Conmovedora y fascinante hasta el punto de provocarte un nudo en la garganta. Inmensamente poética y llena de un poderoso mensaje que no deja indiferente. Cierto lo que mencionas con respecto al guion, pero bueno, en su conjunto logra ser destacable...

sALUDOS!