domingo, 9 de enero de 2011

Crítica Rabbit Hole

NOTA: 6.5
Hace unos cuantos post atrás comenzaba a dejar a la vista mi sorpresa hacia la calidad de muchos de los Films que se aproximaban al encuentro con los premios de la academia. A que va eso. Es que con respecto a "Rabbit Hole" siempre la mire con un cierto grado de extrañeza por la difícil propuestas que ofrecía, en donde el juego de las emociones era el que mas se acrecentaba mediante todas las diversas opiniones que surgían por parte de la crítica. Y que decir... verdaderamente eran ciertas!. La propuesta de John Cameron Mitchell es el toque distinto de la temporada, un agradable encuentro reflexivo que se ambienta en la trágica solución a una perdida inesperada, y que regala al espectador una completa dosis de múltiples emociones muy bien expresadas por un elenco que verdaderamente se roba la pantalla. La sobriedad ejercida y demostrada ante el penoso porvenir de una pareja con claros matices y diferencias ante la idea de como afrontar la angustiosa perdida de un hijo, la esperanza envuelta en diversas preguntas sin respuestas concretas, los conflictos siempre presentes en pareja y las ganas de dejar todo de lado para refugiarse plenamente en el dolor, son sentimientos gratamente concebidos y bien explotados, que terminan por beneficiar la misma estética emocional y convergente de esta cinta bastante especial.

Con una jerga muy del estilo del director, pero con una historia no del mismo estilo que nos tiene acostumbrados, Mitchell demuestra dedicación y austeridad en cada segundo del metraje, en donde el ritmo pese a su carencia, concreta de manera fiel la gama de argumentos presentes en esta historia. Pese a la carencia de comodidades, las ideas se mantienen firmes y se concretan eficazmente, a base de un guión quizás escuálido, pero bastante elegante. Las actuaciones en una cinta de este tipo obligadamente deben dar la talla, en ellas recae la necesidad de expresar a concho las emociones que brindan los personajes, y en este caso resultan ser magnificas. Empezando por una Dianne Wiest exacta, resulta convincente y reflexiva. Nicole Kidman resurge de sus cenizas para volver a encantarnos con una interpretación fiel a su antiguo estilo, sus emociones son gratamente llevadas a juicio, su papel es odiable y a la vez respetable, y en esos dos ámbitos sale muy bien parada. Y por último Aaron Eckhart, quien a mi opinión es la nota alta del elenco, su interpretación divaga por diversos sentimientos, en este momento recuerdo la escena de la discusión con el papel de Kidman, en donde demuestra sus garantías ante un papel muy diferente a su estilo. En concreto, una cinta cómoda y reflexiva, no ce le puede pedir mucho más, de lo mejorcito de este año.

3 comentarios:

daniel dijo...

Pues sí, lo es, una de las mejores propuestas de este año; un drama elegante y con un estilo bastante sobrio, muy bien dirigido e interpretado.

Saludos!

Giacinto dijo...

Debo decir que me impresiona la nota.
La película es sin duda de lo mejor de la temporada. Me parece en general ofrece mucho más de lo que se esperaba de ella y es todo correcto. Una película que habla de muchos temas que muchos no se atreven a tocar.
Muy de acuerdo con varias cosas.

Saludos,

Pablo Martinez dijo...

A mí también me asombra la nota respecto a lo que decís en la reseña.

Igual la espero con ansias para poder disfrutarla, que seguro lo haré!

Como siempre, un placel leerte VitoneMen.

Te espero por el blog, que están las críticas de las muy habladas "The social network" y "The town".

Un abrazo!