sábado, 1 de enero de 2011

Crítica Red

NOTA: 4.0
El juego que intenta practicar "Red" para reclutar espectadores resulta bastante básico y sin nuevas novedades, agarra un elenco de estrellas ya consagradas y les exprime su talento hasta el punto de envolverlos en papeles ridículos y con carencia de sentido, desarrolla una historia fácil de digerir que divaga entre lo utópico para consagrarse como la novedad cinematográfica del año y enmarca la acción interactiva y bastante onírica para rematar una trama que de por si sola necesita de creatividad y grandes proezas. Y es que Robert Schwentke no emplea la astucia para sacar adelante su película, si no que se la juega por el ya mas trillado juego en donde intenta captar un publico juvenil que denote a la historia como algo novedoso. Las expectativas pueden irse al suelo durante los primeros instantes del metraje, que de por si también resulta ser complicado por lo extremadamente rápido en que se presenta. En consecuencia "Red" resulta ser el resultado de bastantes ideas mal utilizadas o quizás mal expresadas, en donde sin claros argumentos se procesa una idea efectiva y se desenvuelve como algo nocivo.

Un escuadrón de hombres retirados y extremadamente peligrosos hace alusión a la falsa idea de la soledad presente en cada uno de los personajes, los cuales tampoco resultan ser carismáticos, siendo eso una pieza importante para armar una buena comedia. Pero de repente se me olvida que esta es una comedia de acción, a si que hay que aguantar un caracho persistente de Bruce Willis, ya que la cinta como dije es de ACCIÓN y eso no se nos puede olvidar. Pero contando eso la cinta termina siendo pobre y congestionante. Con un guión que no resalta fuerza y que le entrega una brutal importancia a lo excesivo antes de lo efectivo. Y el reparto plagado de estrellas ya más que consagradas tampoco realizan actuaciones tan sorprendentes para aumentar las posibilidades a esta cinta. Bruce Willis no hace mucho, incluso su papel en momentos me llega a molestar. A John Malkovich le regalaron el honor de optar por el papel más ridículo, y aunque lo encarna con solvencia, como que destiñe la imagen sería de este excelente actor. Helen Mirren y Morgan Freeman son los más "Normales", y sus interpretaciones se mueven en ese adjetivo. Eso si la actuación de Mary-Louise Parker fue totalmente de mi agrado. En resumidas cuentas una cinta totalmente prescindidle.